Cuentos en espanol, Ecuador, Quito
atras a cuentos en espanol  

Un abrazo de bienvenida

Nelson y Diego, a sus once y nueve años veían por primera vez el mar Cantábrico. Docemil kilómetros les separaban del Pacífico que les vio nacer. "Viste ñaño, tremendas olas" exclamó el mayor a su compañero de sentada. Los dos niños observaban excitados el inquieto mar. Era uno de los grandes atractivos de tan largo viaje a la tierra de su madre. "Nelson, ¿te acuerdas de la playa de Salinas?" gritó el pequeño mientras saltaba a recoger las piedras más grandes que su edad le permitiera. "Ah, sí -le siguió su hermano- cuando tiramos piedras al mar para que se enojara".

Los jóvenes ecuatorianos volvieron a asomarse al pretil cargados de cuanta munición encontraron y convertidos en intrépidos aventureros se subieron al murete y comenzaron a arrojar las piedras como si les fuera la vida en ello.

Diez minutos más tarde, exhaustos, defraudados y sin artillería se bajaron de pretil. "Este mar no entiende ecuatoriano" se lamentó Diego. En ese momento una ola enorme les pegó el susto de su vida. Chorreando hasta la camiseta los niños se quedaron paralizados. Unos segundos después reaccionaron, y cuando el más pequeño, temblando de frío, estaba a punto de llorar, Nelson exclamó entusiasmado "Ha sido un abrazo de bienvenida, ¡que chévere!"

Aquella noche Diego soñó con ballenas y Nelson con abrazos.



  Carros en Ecuador
  Bienes Raices en Ecuador
  Hare Krishna