Cuentos en espanol, Ecuador, Quito
atras a cuentos en espanol  

Algunos desperdicios

Extiende el brazo; palpa la mesa de noche, acciona la luz ¾ sus patillas plateadas remarcan el moreno de la piel¾ y coge dos cigarrillos. Los enciende, chupa con fuerza y entrega uno a la muchacha. ¾ Gracias ¾ dice ella, y se acurruca, frotando la mejilla en el pecho del hombre¾ . ¿Satisfecho?

Él asiente, saca el humo por la nariz y le pasa la mano por el hombro. Continua en silencio observando las filigranas del humo. Se sobresaltan al escuchar el timbre del teléfono.

¾ ¿Quién coño llamará a estas horas? ¾ dice él.

¾ ¡No contestes! ¾ la muchacha continúa acurrucada¾ . Por lo que más quieras, no lo cojas.

Él apoya las manos en el colchón y se incorpora. Arruga la frente y coge el auricular.

¾ Diga ¾ su voz es clara y sonora. Tiene la impresión de que, al otro lado, alguien susurra su nombre¾ ¡Diga! ¾ exclama.

¾ Tristán... soy yo.

¾ ¿Arturo?...¾ titubea, y, con el brazo, desplaza la cabeza de la muchacha.

¾ ¿Has visto a Sonia? He pensado que a lo mejor...

¾ No... bueno... no después de salir ¾ dice, y apaga el cigarrillo con fuerza.

¾ ¿Estabas durmiendo? ¾ pregunta la voz neutra.

¾ No ¾ apoya el codo en la almohada¾ . Leía el periódico ¾ intenta aclarar.

¾ ¿Estás seguro de que no la has visto?

¾ Yo me he ido alrededor de las dos. Necesitaba aire fresco.

¾ Tú y todos. Hacía un calor espantoso ¾ se hace un pequeño silencio, tenso¾ . Sonia no ha vuelto; pensaba que tú.

Tristán se rasca la ceja y mira, de soslayo, a la joven.

¾ Estará con... joder ¿cómo se llaman?... la pareja de imbéciles que contaba chistes sin parar.

¾ Ya sé ¾ dice Arturo¾ ¿Sonia estaba con ellos?

¾ Creo que sí. Estará por llegar.

Tristán observa como la chica coge el cenicero y se lo pone entre las piernas.

¾ ¡Dios! ¡Vaya mierda! ¿Lo sabes? Tú lo sabes ¿verdad? Joder, si lo sabes.

¾ Hemos bebido demasiado ¾ se acerca dos dedos a los labios y la joven le enciende un cigarrillo¾ . Acuéstate ¾ dice, con autoridad¾ . No empecemos.

¾ Ni siquiera sé por qué estoy preocupado ¾ Tristán escucha un ruido ronco y murmullos y un golpe seco¾ . Seguramente estará con algún desgraciado.

¾ Vamos a tomar las cosas con calma ¾ dice suavemente, y coge el cigarrillo que le tiende la muchacha¾ . Cálmate, por lo que más quieras.

¾ ¿Calmarme? No me vengas con esas, tú no.

Tristán se frota los ojos. La joven acciona su lamparilla y ojea una revista.

¾ ¡Coño! ¡Yo que sé! ¾ Tristán aprieta los dientes¾ . Estará riéndose con aquellos dos ¾ dice, con el tono endurecido.

¾ Sí... claro... o estará en cualquier portal chupándosela a un desgraciado ¾ la voz de Arturo oscila por la línea¾ . ¡A la mierda!...tú no sabes nada... ¿sabes cómo nos conocimos?

¾ Arturo... estás borracho, yo estoy borracho... no continúes, escucha...

¾ Paré a repostar gasolina y.. bueno, se acercó y me preguntó si iba en tal o cual dirección ¾ Arturo hace una pausa¾ . Le dije que sí ¾ continúa turbado¾ que me apartaba un poco de mi camino, pero que la dejaría cerca.

¾ Pensaba que os habías conocido en...

La muchacha saca los pies fuera de la manta. Se sienta en el borde de la cama, tira la revista al suelo, apaga la luz y se dirige al lavabo. Tristán le clava los ojos en el culo.

¾ ¡No me interrumpas! ¾ escucha por el auricular¾ . Entonces se sube y empieza a hablar. ¡Dios! ¡Cómo hablaba! Parecía que le habían dado cuerda. No llevábamos ni media hora de camino cuando me mete la mano en la bragueta ¾ continúa atropelladamente¾ . Decía: no sabes lo agradecida que estoy ¿cómo podría pagarte? El resto puedes imaginártelo.

Tristán busca, sin encontrar, el paquete de cigarrillos. Permanece en silencio y cambia el auricular de oreja. Escucha el correr del agua del bidé.

¾ Ya has aguantado bastante ¾ Arturo remarca cada una de las sílabas¾ . Creo que me meteré en la cama. Estoy mareado.

Cuelga.

¾ ¿Quién era? ¾ pregunta la chica, echándose sobre la sábana.

Tristán se frota la frente.

¾ Nadie ¾ murmura.

Ella se queda muy quieta. Tristán lanza la almohada al suelo y tira de la manta.

¿Qué diablos me está ocurriendo?, se dice a sí mismo.

***

Al cabo de quince minutos, ambos están adormilados. Vuelve a sonar el teléfono.

¾ ¿Quién coño será ahora? ¾ musita Tristán.

Perezosamente, enciende la luz y coge el auricular. La joven continúa durmiendo.

¾ ¿Diga? ¾ pregunta, con voz ronca.

¾ Tristán... perdona... ¿molesto?... oye...

¾ Tranquilo. Dime.

¾ ¿Seguro?

¾¾ dice enérgicamente, y recoge la almohada y apoya el codo en ella.

¾ Tenías razón ¾ afirma¾ Ha llegado.

¾ ¿Cómo dices? ¾ le pregunta, y acerca la cabeza a la mesita.

La luz remarca su coronilla. La chica se despierta, bosteza y se frota el pelo; mira a su alrededor, con extrañeza.

¾ Sonia. Ha llegado. Lo siento... no sé cómo decírtelo... he perdido los nervios.

¾ Sí...¾ titubea Tristán, jugando con el hilo del teléfono.

La muchacha enciende un cigarrillo y le da una fuerte pipada.

¾ Estaba con aquella pareja de idiotas. Han ido a tomar una copa y no sé que más ¾ continua Arturo¾ . Siento haber dicho todo aquello... no es una mala mujer...¾ su voz suena fuerte y clara¾ . Algunas veces me vuelvo loco. Imagino cosas. Ya me entiendes.

¾ Sí... por supuesto.

¾ Pienso que todo esto cambiaría si viviéramos fuera de la ciudad. Una casita, con jardín y un porche. A ella le entusiasmaría tener un pequeño huerto, ya la conoces. Hace tiempo que le estoy dando vueltas al asunto.

Tristán se mantiene en silencio.

¾ Todo esto es una mierda ¾ continúa con convicción.

¾ Bien...¾ dice Tristán, con el cable del teléfono enredado en el índice¾ . Me alegro... métete en la cama.

Se despiden.

La chica le da un golpe al cigarrillo y la ceniza cae fuera del cenicero.

¾ Joder ¾ exclama, y empieza a barrer la mesita con la palma.

Tristán se aprieta los párpados con los dedos. Miles de diminutas luces lo golpean.

 



  Carros en Ecuador
  Bienes Raices en Ecuador
  Hare Krishna